Durante el verano, realizamos todo tipo de actividades con nuestros mayores. Estas activades no se usan tan solo como pasatiempo, tambien ayudan a desarrollar y preservar aspectos tan importantes como la memoria o el movimiento.

En esta actividad trabajamos trabajando la psicomotricidad fina. Esta actividad no solo ayuda a ejercitar la mente y los músculos, sino que además coopera y refuerza otras áreas como la independencia, el autoestima, el esfuerzo, el trabajo, la salud y las relaciones interpersonales.